Blog

IMG_6689

TERMOGÉNESIS DE LOS ALIMENTOS.

Siempre nos preguntamos si importa la calidad y procedencia de los alimentos que consumimos y la verdad es que si y mucho. 

La termogenesis de los alimentos es la energía que se requiere para digerir, absorber y metabolizar los nutrientes. Por lo general, el gasto por termogénesis se calcula que representa alrededor del 3-10% del gasto energético total, y varía con la composición en nutrientes de la dieta y el tamaño de la comida.( ver foto 2).

Según el macronutriente y tu estilo de vida, la termogenesis arrojará un gasto aproximado de 20 a 30% si es proteina, un 5 a 10% si es carbohidrato, un 1 a 5% si es grasa. Estos datos se vuelven vitales si lo que queremos es perder porcentaje de grasa corporal, y lo consideraremos además de dentro de un Deficit energético. Si tu objetivo es lograr una recomposición corporal optima.

Sí, el efecto termogénico de la dieta puede ser un pequeño aliado para lograr este objetivo, pero debemos considerar además 2 factores: 

  1. Mantener una ingesta basada en alimentos frescos y  y lo menos procesados posible (Comida real).
  2. Cocinar tus minutas tú mismo considerando los 3 macronutrientes en cada comida ( comer 2 a 3 veces al dia de manera abundante y suficiente).

Ahora bien, puede existir una Influencia respecto del  patrón de comidas en el efecto termogénico de los alimentos? . Pues si, se ha demostrado que influye directamente . El efecto termogénico puede ser mas bajo si siempre se mantienen los mismos patrones de hora e ingesta. Acá el protocolo del ayuno es una excelente estrategia .

En conclusion se ha demostrado la Influencia del efecto termogénico de los alimentos en la composición corporal.

Pero no es lo único importante: también hay que considerar elementos valiosos como son el ejercicio, calidad del sueño y el NEAT, Y variables como la edad y la realidad metabólica por ellos es sustancial que se respete la bioindividualidad. Y por otra parte la calidad de los macronutrientes es esencial. Por ejemplo no es lo mismo consumir proteína de suero hidrolizada, que un corte magro de carne o un plato de legumbres. O, en el caso de los carbohidratos, no es lo mismo consumir unas pastas procesadas de harina de trigo que una fuente llena de verduras verde oscuro con champiñones frescos.para todo existe un contexto y eso no lo podemos obviar.

por otra parte, también debemos considerar que como l grasa no produce un efecto térmico significativo, en un estilo low carb hay que ingerirla con moderación. No olvidemos que el mal llamado estilo «Keto» no contempla consumir una cantidad excesiva de Grasa , sino más bien bajar el consumo de carbohidratos ultraprocesados y preferir aquellos de procedencia real que además presenten un perfil nutricional de aporte. En este sentido, es fundamental ir variando el protocolo de alimentación, prefiriendo una fuente de grasas monoinsaturadas por sobre las poliinsaturadas a medida que avanzamos por este estilo de alimentación, de ahi que resulte primordial asesorarse para lograr un biohackeo constante.

Espero esta información valiosa te haya servido y puedas incorporar alguna de estas estrategias a tu estilo de vida.

Referencias

1. Kinabo, J. L., & Durnin, J. V. G. A. (1990). Thermic effect of food in man: effect of meal composition, and energy content. British Journal of Nutrition, 64(1), 37-44.

2. Tai, M. M., Castillo, P., & Pi-Sunyer, F. X. (1991). Meal size and frequency: effect on the thermic effect of food. The American journal of clinical nutrition, 54(5), 783-787.

3. Halton, T. L., & Hu, F. B. (2004). The effects of high protein diets on thermogenesis, satiety and weight loss: a critical review. Journal of the American College of Nutrition, 23(5), 373-385.

4. Reed, G. W., & Hill, J. O. (1996). Measuring the thermic effect of food. The American journal of clinical nutrition, 63(2), 164-169.

5. Farshchi, H. R., Taylor, M. A., & Macdonald, I. A. (2004). Decreased thermic effect of food after an irregular compared with a regular meal pattern in healthy lean women. International journal of obesity, 28(5), 653.

6. Segal, K. R., Gutin, B., Albu, J., & Pi-Sunyer, F. X. (1987). Thermic effects of food and exercise in lean and obese men of similar lean body mass. American Journal of Physiology-Endocrinology And Metabolism, 252(1), E110-E117.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *